Efectos secundarios del Viagra

El conocidísimo medicamento contra la disfunción eréctil llamado Viagra es consumido alrededor del mundo por muchos hombres, generalmente entre 50 y 65 años, para ayudar a paliar su disfunción eréctil y mejorar su performance sexual con su pareja. En este sentido, es importante tener en cuenta que el Viagra es un medicamento como cualquier otro y se necesita prescripción médica y precaución antes de tomarlo. En este artículo verás cómo puedes mejorar tu desempeño sexual y obtener todos los beneficios del Viagra, siguiendo sus instrucciones.

 

Precauciones con el Viagra.

 

El Viagra es un medicamento utilizado para tratar el molesto problema de la disfunción eréctil. Ya sea por cuestiones nerviosas, por stress o por problemas de irrigación sanguínea en la zona peneal, muchos hombres que todavía son activos sexualmente, se ven impedidos de tener una buena performance en la cama con su pareja debido a esta disfunción sexual. El Viagra se ha hecho famoso por ayudar a muchos hombres a recobrar la confianza en sí mismos y poder satisfacer a sus parejas de forma completa.

 

Ahora bien, no todo es color de rosa en lo que al Viagra se refiere. Al ser una droga y un medicamento, se le debe tener el mismo respeto que a cualquier otra droga. Es por esto muy importante poder informarnos al respecto de su consumo, para así disminuir los riesgos asociados a su ingesta no debida. Además, existen varios medicamentos que logran los mismos efectos que el Viagra, con menos resultados negativos, están en el cuerpo más tiempo y sus beneficios comienzan a notarse casi inmediatamente.

 

Algunos de sus efectos secundarios más conocidos son: dolor de cabeza, malestar estomacal, rubor, aumento de la temperatura corporal, diarrea, flujo nasal, gripe, mareos, etc. Es normal sentirlos cuando recién estamos iniciando a tomar Viagra, pero en caso de agudizarse o mantenerse en el tiempo, se debe acudir inmediatamente al médico de cabecera o de confianza.

 

Aquellos pacientes que estén tomando medicamentos para regular su presión sanguínea o drogas anticoagulantes, así como también aquellas drogas que poseen nitratos, como la nitroglicerina, no deben nunca ingerir Viagra, ya que esto podría resultar en hemorragias internas o una disminución muy marcada de la presión sanguínea. En este sentido, existen drogas que pueden utilizarse en su reemplazo, sin necesidad de correr riesgos innecesarios.

 

Para evitar cualquier tipo de riesgo para tu salud y la de tus seres queridos, no olvides consultar con tu médico de cabecera. Existen muchas soluciones alternativas a la ingesta de drogas que puedes comenzar a tomar, como el ejercicio físico moderado, cambios en la dieta y una vida más apasible. Si todavía tienes ganas o estas interesado en consumir Viagra, entonces consulta con tu médico amigo.

Deje un comentario